Es lógico, es ecológico.

Desde los inicios hasta ahora.

La producción y consumo de alimentos ecológicos es algo lógico y fácilmente comprensible; los productos ecológicos son más sanos y sabrosos. Esto ya es importante, pero es sólo una parte de los beneficios y el sentido profundo de una visión y actividad ecológicas.
Vivimos en un planeta que estamos dañando a una velocidad de vértigo. Estamos destrozando nuestra casa. No es razonable. No es lógico.

Perjuicios de la producción intensiva de alimentos.
  • Tierras sobrexplotadas cada día más estériles.
  • Quiebra del ciclo natural del agua. Desertización.
  • Aportes de nutrientes químicos poco recomendables que pasan a la cadena alimentaria.
  • Productos más estandarizados, más pobres en su aporte alimenticio, menos sabrosos.
  • Introducción de la modificación genética en los cultivos con consecuencias para la salud hoy incalculables pero cuyos efectos comienzan a ser palpables. Carrera temeraria que ya ha comenzado a producir “monstruos” a través de la contaminación entre especies modificadas genéticamente.
  • Pérdida de soberanía alimentaria en tanto las semillas comienzan todas a tener “coyright” de las grandes multinacionales que hacen suyo de este modo lo que debería ser de todos. Explotación salvaje de la naturaleza y las personas en el tercer mundo.
  • Pérdida de la secular riqueza de variedades suculentas, sanas y bien adaptadas a todos lo biotipos.
  • Destrucción de la red de pequeñas explotaciones tradicionales que no pueden soportar esa competencia tan desigual, dejando sin medios de subsistencia a millones de personas.
  • Despoblamiento de las zonas rurales y abandono de los campos que sin el cuidado de los seres humanos se degrada y desordena.
  • Masificación de las ciudades que se convierten en gigantescos focos contaminantes del medio.
  • Importantes riesgos para la salud con creciente aparición de nuevas enfermedades inmunológias y alérgicas por sólo citar algunas de ellas.
Nos lo tomamos en serio.

La respuesta es el desarrollo de una filosofía ecológica en nuestra relación con el medio ambiente. Y la filosofía ecológica tiene su mejor aliado en la lógica, hacer las cosas de un modo razonable.

Cantero de Letur es una empresa ecológica, que produce alimentos ecológicos, dentro de una visión global ecológica. Visión que conlleva algunos puntos clave.

 

  • La ecología es un todo que abarca las materias primas, su origen, el modo en que se han obtenido, el modo en que se han benefician de ello las personas que intervienen en el proceso desde agricultores, ganaderos, operarios y consumidores.
  • Nuestra actividad fomenta el desarrollo rural de su entorno.
  • Nuestros productos han de ser sencillos, respetuosos con lo que la naturaleza ofrece. Prescindimos de cualquier añadido artificial.
  • Respetamos los animales y sus ciclos naturales. No los sobreexplotamos.
  • Contribuimos al cuidado de la tierra utilizando sólo materias primas ecológicas en los suplementos alimenticios de los animales.
  • Vigilamos que no entren en el proceso ningún tipo de resto químico.
  • Ofrecemos empleo digno y de calidad para nuestra gente.
  • Y con todo ello nos esforzamos por contribuir a un medio ambiente equilibrado y personas más saludables.

La Tierra da suficiente; no le pidamos más.
Lo que da la tierra es bueno; no lo cambiemos.
Lo que nos ofrecen los animales es bueno; no lo desvirtuemos.
La vida rural es saludable y necesaria; apoyémosla.
El Medio Ambiente es nuestra casa; cuidémoslo.
Somos lo que comemos; comámos alimentos sanos.

¿Quieres información? Consúltanos

15 + 9 =

Únete al club

Suscríbete a nuestra newsletter y recibe noticias relacionadas con Cantero de Letur



Pin It on Pinterest

Share This