Kéfir ecológico.

De vaca, cabra y oveja. Pasteurizada.

Los habitantes del Cáucaso lo consumían desde la antigüedad.
El kéfir tiene una relación muy directa con el yogur, pero se diferencia fundamentalmente en el tipo de fermentación que lo origina y en su sabor.

En la fermentación de la leche en el caso del yogur se produce una reacción láctica, por la que la lactosa se convierte en ácido láctico. En el caso del kéfir la fermentación es de tipo lacto-alcohólica, por la cual la lactosa además de convertirse en ácido láctico produce anhídrido carbónico (por ello a veces puede encontrar gas dentro del bote) y una mínima cantidad de alcohol. Este tipo de fermentación del kéfir descompone la leche en nutrientes más simples, más digestivos y más tolerables para personas con intolerancia a la lactosa. Para conseguir un tipo de fermentación u otra, utilizamos distintos tipos de fermentos.

El kéfir tiene un sabor ligeramente más ácido que el yogur y su textura es un poco más líquida.

Por otra parte, además de por sus aportes nutritivos, el kéfir es bien conocido por otra serie de importantes beneficios para la salud.

Cantero de Letur produce kéfir de vaca, cabra y oveja, en versiones a partir de leche natural y desnatada. A todos los beneficios del kéfir hay que añadir por tanto el hecho de usar leche ecológica certificada con lo que ello añade de calidad, seguridad, sabor y también de protección del medio ambiente. En definitiva estamos hablando de un producto sabroso y muy saludable.



Pin It on Pinterest

Share This